Iglesia Metodista de Chile • Vida y Misión • Comprometidos con el Reino de Dios y Su Justicia
Noticias

Carta Pastoral: ¿QUÉ IGLESIA DEBE “RESUCITAR” DESPUÉS DE ESTA PANDEMIA?

Hallaron removida la piedra del sepulcro… (Lc. 24.2)

Al pueblo llamado metodista:

Estamos en tiempo de Pascua de Resurrección, domingo a domingo recordamos los relatos que el Evangelio nos presenta, haciéndonos una memoria de esta experiencia y el impacto que tuvieron para los primeros discípulos y discípulas, como para las primeras comunidades cristianas que hay detrás de estos textos; la iglesia primitiva tomó muy en serio el mensaje de estos relatos y recalcó con fuerza el sentido de que Jesús se levantó de la tumba.

Como mundo; sociedad e Iglesia, estamos viviendo un momento de oscuridad, marcado por la incertidumbre y la expectativa por lo que sucederá a futuro; marcados fuertemente por los signos de la muerte. Ante esto, la afirmación del Evangelio, nos indica que ¡Jesús vive y que se levantó de la muerte! Esto es también un llamado para que como Iglesia vivenciemos esa misma experiencia,  no como un hecho histórico a recordar, sino más bien como un permanente desafío: ¡Levantarnos y comenzar a vivir un tiempo nuevo, donde seamos comunidades con mentes, corazones, manos y puertas abiertas, para ser signos del Reino de Dios y su Justicia en este tiempo de crisis!

La noticia de la vida en los relatos del Evangelio es anunciada en medio de los que tienen miedo; los que están encerrados en sus casas, quienes se encuentran en desconcierto, como fue el caso de los discípulos a los cuales se les aparece el resucitado. El mensaje es uno: ¡Paz para ustedes! (Lc.24.36) y  será este el mensaje que los cristianos y cristianas de todos los tiempos debemos recuperar en un contexto de desesperanza y en medio de voces pesimistas que hablan de destrucción y calamidad.

La resurrección marca un antes y un después. Del miedo a la alegría, del encierro al “id por todo el mundo”. Ante la pregunta: ¿En qué está la Iglesia Metodista en este nuevo contexto? Debemos declarar que, hemos vuelto al lugar desde donde nunca debimos haber salido: desde la intimidad del hogar de nuestros hermanos y hermanas; enfatizando en la piedad personal, a través de la oración, el ayuno, la lectura de la palabra, los cultos familiares, y las reflexiones que se comparten por diversos medios. La comunicación permanente por las redes sociales que ha articulado una nueva forma de acompañamiento pastoral a distancia; la creatividad de pastores y pastoras por llegar con los medios tecnológicos a sus feligreses, etc. Un desafío para los metodistas es no olvidar que nuestra espiritualidad también se traduce en atender a los necesitados, Wesley decía: Si estas orando y sientes la voz de los necesitados, deja de orar y atiéndele; Si estás leyendo la biblia y alguien golpea tu puerta, atiéndele con urgencia.

Es por eso que, hacemos un llamado, a laicos y pastores, al pueblo metodista, a ser solidarios, específicamente, con quienes están viviendo situaciones complejas producto de las consecuencias de esta pandemia, como es el caso de los que han quedado sin trabajo, los cesantes, y el olvido por los adultos mayores. Ante esto, invitamos a todos  y todas, a hacerse parte de las iniciativas locales, distritales y nacionales que se generarán para atender estas preocupaciones.  Como Iglesia nacional hemos hecho los esfuerzos, a través de MISOM y la Pastoral Migrante, de atender a más de cien familias de forma solidaria en este tiempo de crisis, mayoritariamente, personas metodistas – migrantes, que han vivido con crudeza estos momentos de inseguridad.

Además, hemos manifestado y visualizado nuestra preocupación sobre lo que vendrá después de esta pandemia,  específicamente, como tendremos la misión de reconstruir el trabajo de nuestras Iglesias respondiendo al nuevo escenario, y como las implicancias económicas, sociales y emocionales, nos llevarán a ser sensibles con aquellos que más lo necesitan, donde la Iglesia tiene el deber de actuar de forma misericordiosa.

Estimados hermanos y hermanas, pastores y pastoras, el Señor en este tiempo nos sacó de los templos para llevarnos a dos lugares desde donde nunca la Iglesia debió de dejar de hacer su misión: la intimidad del hogar y el ser Iglesia en las calles, las plazas, los lugares abiertos, siendo misericordiosos con los necesitados, donde somos llamados a ser testimonio de la luz en medio de las tinieblas (Mt. 5.14).

No podemos dejar de valorar el aporte y esfuerzo de las iglesias locales en sostener sus programas y sus compromisos conexionales; el compromiso de pastores y pastoras, capellanas y capellanes; el trabajo en “primera línea” del CESFAM Metodista de Temuco; la atención que prestan los Hogares de Ancianos en Iquique y Antofagasta; el compromiso de los profesores y profesoras metodistas especialmente en las escuelas rurales y en sectores de vulnerabilidad social, el acompañamiento que han hecho las federaciones de mujeres, jóvenes y hombres,  el liderazgo laico y pastoral en diferentes áreas, reconociendo la plural forma de realizar la misión en nuestra Iglesia Metodista de Chile.

Que el Resucitado nos una, nos llene de sabiduría, humildad, misericordia y determinación, para llevar adelante este inmenso desafío: Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui huésped, y me recogisteis; desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí. (Mt. 25: 35-36)

 

 

Pr. Felipe Rojas Cortés,  Presidente Ministerio Social   

Pr. Miguel Ángel Ulloa Moscoso, Secretario Eclesiástico Nacional

Rev. Jorge Merino Riffo, Obispo IMECH

 

Santiago, Tiempo de Pascua, abril del 2020.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *