Iglesia Metodista de Chile • Vida y Misión • Comprometidos con la esperanza de un mundo nuevo
Noticias

Boletín Vida y Misión / Mayo y Junio 2022

MAYO Y JUNIO: METODISMO Y VOCACIONES MINISTERIALES

El 24 de mayo conmemoramos el aniversario número 284 de la experiencia del Corazón
Ardiente de Juan Wesley en la calle de Aldersgate, Londres, Inglaterra. Experiencia que
dinamizó al movimiento metodista, que ya se había iniciado algunos años antes,
imprimiéndole una nueva perspectiva. Esta experiencia del corazón ardiente revolucionó el
carácter de Juan Wesley y le dio un giro a todo su ministerio, cambiando la forma de ver la
salvación, pasando de la salvación basada en las buenas obras a la salvación basada en la
Gracia de Dios, a la que dedicó toda su vida a la predicación de ésta, y desarrollando su
pensamiento en ella. La Gracia Previniente, La Gracia Convincente, La Gracia Justificadora
y la Gracia Santificadora; y enseñando además sobre los medios de gracia, como la oración,
el estudio de las Sagradas Escrituras, y también sobre la Gracia Sacramental: el bautismo y
la participación de la Santa Cena, como así también otras formas de experimentar la presencia
de Dios: la vida devocional, el ayuno, la organización de grupos de oración, las sociedades,
las bandas la escuela bíblica, etc.
Esta experiencia del corazón ardiente, lleva Juan Wesley a la más firme convicción y plena
certidumbre de que Dios en Cristo le ha librado de todos sus pecados y le ha salvado. Su
experiencia no se queda en lo íntimo e individual, sino que tiene además una trascendencia
social. Así lo decía el mismo Wesley: “Quiero reformar a la nación; particularmente a la
iglesia, y quiero esparcir una santidad escritural sobre todo el país”…”Tengo un solo punto
de vista, el promover en cuanto me sea posible una religión vital, práctica, y por la gracia
de Dios, preservar e incrementar su vida en el alma de los hombres”.
Esta experiencia vital en la vida de Wesley, la de recibir a Cristo da un paso al movimiento
evangélico del siglo 18, teniendo como centro la predicación de la “Salvación por la Fe en
Cristo”, esparciéndose por todo el mundo, y llegando a nosotros hace 144 año atrás (1878)
por el misionero norteamericano William Taylor. Somo herederos de esta tradición, para la
Gloria de Dios.
Las vocaciones ministeriales, tiene una relación directa con la experiencia de la salvación por
la fe en Cristo. Quien ha vivido la experiencia del encuentro con Cristo, ofrenda su vida al
servicio del Señor. Siente que ese es su norte. Esa es la experiencia de los apóstoles. Pedro y
Juan decían: “No podemos nosotros dejar de hablar de lo que hemos visto y oído (Hech.4:20)
Y el apóstol Pablo: “Predicar el Evangelio es un deber que me incumbe. Y ¡ay de mí si no
predicara el Evangelio!”! (1ª Cor. 9:16), Y Juan Wesley decía: “El mundo es mi parroquia”,
También decía: “Dios en la Escritura me ordena que, según mis fuerzas, instruya a los
ignorantes, reforme a los malvados, confirme a los virtuosos”.
La experiencia personal con Cristo, es fundamental para sentirse comprometido con el
anuncio del Evangelio a todo el mundo; especialmente en un mundo tan convulsionado,
marcado por grandes contradicciones y tentado de marginar a Dios en las opciones
fundamentales de la vida. En todo tiempo las vocaciones, son necesarias, porque “¡La mies
es mucha, y los obreros pocos! ¡Rogad al dueño de la mies que envíe obreros a su mies!” (Mt
9:37-38). Recojamos este mandato del Señor y oremos con confiada esperanza al “dueño de
la mies”, reconociendo que sólo Él puede llamar y enviar sus obreros.

 

Pr. Felipe Rojas Cortes – Secretario de Vida y Misión 2022

Descargar: Boletín Vida y Misión: Mayo – Junio 2022

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *