Vida y Misión

Secretaría ECLESIÁSTICA NACIONAL

Pr. Miguel Ulloa Moscoso
Secretario Eclesiástico IMECH 2014 - 2017
secretariaeclesiastica@metodistachile.cl

Vida y Misión

Edición 321 – Año 29 – Marzo – Abril 2015 Edición 322 – Año 29 - Mayo-Junio 2015 Edición 323 – Año 30 – Julio 2015 Edición 324 – Año 30 - Especial Edición 325 – Año 30 -Agosto

Programa Nacional de Vida y Misión

IMECH-FONDOTRANSPARENTE

Objetivo General

Asumir el discipulado cristiano como: Una experiencia y misión ante el mundo, desde una iglesia que celebra en el Espíritu, confiesa su fe en Cristo y confía en Dios que hace nuevas todas las cosas.

Texto Bíblico

“Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.” Mateo 28: 19,20. (NVI)
programa-vida-y-mision-iglesia-metodista-de-chile
areas-de-trabajo-programa-nacional-iglesia-metodista

Himno Lema

“Yo consagro a ti mi vida”
Yo consagro a ti mi vida ioh, querido y buen Jesús! y tu mano bendecida llevaráme en clara luz.
Coro Trabajando, trabajando, viviré por mi Señor, buenas nuevas anunciando al perdido pecador.
Mil temores y mil dudas por doquier me asediarán, pero tú, Jesús, me ayudas y arredrarme no podrán.
Con placer y amor me alisto en las huestes de la fe; fortaleza me da Cristo, y, sin duda, venceré.

Letra: Isabel P. Balderas


Fundamentos del Programa Nacional


ASUMIR: El concepto asumir significa atraer para sí, tomar para sí, hacerse cargo, responsabilizarse de algo, aceptarlo, responsabilizarse de algo, aceptar, adquirir, tomar un compromiso. Es decir que nuestro objetivo general parte por una actitud personal de apropiarse, posesionarse, apoderarse del discipulado en la misión de Dios. Y este apropiarse se debe hacer de un lugar bien concreto: la iglesia, la congregación local, la comunidad de base donde la misión tiene su lugar por excelencia. Esta iglesia, esta comunidad, esta congregación se caracteriza por ser acogedora, empática y llena del espíritu del Señor

UNA EXPERIENCIA Y MISIÓN ANTE EL MUNDO: Es una experiencia porque para adherirse a la iglesia peregrina debemos antes que todo, haber vivido en lo personal un encuentro genuino y verdadero con Cristo, tal como lo describe el apóstol Pablo cuando va camino a Damasco, persiguiendo a los cristianos. Esa experiencia de vida debe ser tan poderosa y vital que hará posible que nos transformemos en proclamadores y proclamadoras del evangelio de manera tan espontánea y libre como nuestro respirar.

La misión comienza propiamente en el corazón de Dios, que nos ha elegido en Cristo antes de la creación del mundo (Ef. 1:4). Por esto es la misión de Dios, misión que se realiza en la creación y como nueva creación en Cristo y bajo la acción del espíritu santo.
Asumir la misión no es encontrarse con una idea, sino con el Alguien llamado Jesús; como al apóstol Pablo le sale al encuentro el Cristo resucitado, se sintió amado y quedó invitado/movido a gastar la vida como instrumento elegido, conforme Hechos 9:15: “ El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel;”. De esta manera Pablo comienza su ministerio dando a conocer al Cristo que irrumpió en si vida e invita a otros y otras a seguirle y amarle también.
Así, la misión no es necesariamente una idea o un proyecto de actividades, sino la experiencia de un encuentro vivencial con el Cristo resucitado que da sentido y plenitud a la vida y a la actividad misionera. De manera que del encuentro se pasa a la misión, por una acción del Espíritu Santo, que infunde una serena y sosegada audacia para transmitir a los demás la propia experiencia de este encuentro con el resucitado.

DESDE UNA IGLESIA QUE CELEBRA EN EL ESPÍRITU: La iglesia, entendida como la asamblea de los creyentes, es quien celebra en el espíritu que marca el día de pentecostés, día que conmemoramos el inicio de la acción evangelizadora de ella después que Jesucristo es levantado a los cielos, con la promesa de que Él volverá.

CONFIESA SU FE EN CRISTO: Romanos 10:9 dice: Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. En este predicamento del Apóstol Pablo se basa nuestra acción misionera. La iglesia, asamblea de los creyentes, debe hacer de esta afirmación su bandera de lucha. El fruto de la experiencia del encuentro con el Señor de la Vida, con Cristo, confirmará esta confesión de fe

CONFÍA EN DIOS QUE HACE NUEVAS TODAS LAS COSAS: Apocalipsis 21:5:Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. La promesa de Dios ratificada en el apocalipsis, anunciada por los profetas, ofrecida y encarnada en Jesús, nos dan la certeza y la confianza que Dios hizo, hace y hará todas las cosas nuevas. Restaura, redime hace nacer de nuevo a toda persona que le acepta y se deja ser encontrada por Él.

De esta manera nuestro objetivo nos invita a hacernos cargo del anuncio de la nueva vida en Cristo, pues hemos vivido la experiencia poderosa de ser redimidos/liberados por Cristo del poder del pecado y de una vida sin sentido, lo que nos ha llevado a integrarnos a la iglesia-comunidad de los creyentes, para celebrar en un mismo espíritu la obra poderosa de Dios en nuestra vida, confesar la fe en Jesucristo y testificamos al mundo que Dios nos ha hecho de nuevo, hemos nacido a una vida eterna.

Por lo tanto:

Primero, queda claro que este objetivo es una expresión trinitaria. Esto es premeditado, pues en nuestra experiencia de fe debemos reconocer a Dios como trino. Es más, debemos vivir y predicar trinitariamente en los diferentes ámbitos de nuestra acción cristiana.

Segundo, la apelación principal es a ser discípulos y discípulas, como experiencia y misión, resaltando así, la vivencia personal, pero también el mandato de ir a hacer discípulos/as.

OBVIAMENTE ESTE POSTULADO NOS DEBE INDUCIR A UNA DEDUCCIÓN, A UN EFECTO MISIONERO.

Tercero, se enfatiza que la acción misionera debe ser desde la Iglesia, puesto que sería impensado prescindir de ella para llevar adelante esta tarea. Desde la Iglesia salimos y en ella nos volvemos a juntar para celebrar, y volvemos a salir. (Acción cíclica). La IGLESIA debe estar incorporada en estos espacios a través de los que allí participan, entre otros capellanes y pastores/as.

Cuarto, se enfatiza el acto de confesar a Cristo, resaltando con ello el corazón y alma de nuestra fe, en la dimensión de Palabra (el Verbo encarnado).

Debemos estar atentos puesto que de aquí a 2017 se enfatizará nuestra identidad protestante en una dimensión ecuménica, dado que en esa fecha se van a celebrar los 500 años de la reforma protestante.

Quinto, nuestra esperanza está en Dios, en el cual esperamos un cambio de todo Aquí, estamos todos y todas incluidos, no sólo el mundo debe cambiar, también la Iglesia y nosotros que formamos parte de ella.

Descarga el Programa Nacional de Vida y Misión
Material para descargar
Afiche Promocional del Programa Nacional de Vida y Misión
Material para descargar
Énfasis del Programa Nacional de Vida y Misión
Material para descargar
Actuación de la Secretaría Nacional del la Iglesia en el cuadrienio 2014 – 2017
Material para descargar
Calendario Nacional de Actividades de la Iglesia